Nutrientes y Enfermedades (I)

Relación entre nutrientes y enfermedades (Parte I)

La alimentación, los alimentos, la dieta, la nutrición, tienen un papel muy importante en el mantenimiento de la salud y en la prevención de muchas enfermedades, incluso antes del nacimiento, aunque muchas veces no seamos conscientes de ello. 
 
En los países desarrollados, observamos las denominadas enfermedades de la abundancia o enfermedades crónico-degenerativas (ECD), por ejemplo: obesidad, diabetes, enfermedad cardiovascular (ECV), hipertensión arterial (HTA), osteoporosis, algunos tipos de cáncer, etc. En toda sellas la dieta y sus componentes (nutrientes) pueden estar implicados como factores de protección o de riesgo. 
 
 
 
 
 
 
 
A continuación os presentamos algunos consejos para diversas enfermedades. 
 
 
Cardiopatía coronaria
La enfermedad coronaria es una de las enfermedades más frecuentes en los países desarrollados. Está relacionada con el abuso en la ingesta de grasas saturadas, obesidad y consumo de tabaco: factores de riesgo que provocan la formación de las placas de ateroma en los vasos sanguíneos. 
 
 
 
 
 
 
Cáncer
En España en cáncer representa la segunda causa de mortalidad. 
 
Se estima que alrededor de un 35% de cánceres están relacionados con la dieta. 
 
Estas son algunas cosas que debes saber: 
  • Diversos estudios ponen de manifiesto la relación entre en consumo de grasas y la aparición de cáncer de colon, próstata, recto y ovarios. 
  • Los alimentos ahumados, conservados con nitratos, salados y en adobo tiene efecto cancerígeno, en especial sobre el cáncer gástrico. 
  • Para en cáncer de mama parece ser que la ingesta de grasas monoinsaturadas (como el aceite de oliva) podría tener un efecto protector. 
  • La ingesta abundante de frutas y verduras tiene un claro efecto preventivo sobre el cáncer de colon. 
  • Las vitaminas antioxidantes (vitamina C, E, carotenos) tien un efecto protector sobre el cáncer de pulmón, nasofaríngeo, esófago, vejiga urinaria, cérvix y mama. 
 
 
Accidente vascular cerebral
El infarto cerebral (en pacientes con arterioesclerosis) tiene factores de riesgo parecidos al infarto de miocardio (cardiopatía coronaria). 
La obesidad y el sedentarismo son los principales factores de riesgos para las embolias y tromboembolismos. 
 
 
 

Ictus

Si se controlan los factores de riesgo se puede evitar hasta el 80% de los casos de ictus, por eso se recomienda:

 
  • Llevar una dieta rica y saludable; baja en sal y grasas
  • Realizar ejercicio moderado
  • Controlar el peso, la presión arterial, el colesterol y el azúcar en sangre
  • Evitar hábitos tóxicos (alcohol, tabaco, drogasâ&)

 

 
 
Diabetes mellitus tipo II
La diabetes mellitus tipo II afecta a un 12% de la población española y está relacionada:
  1. Con aspectos genéticos (antecedentes de diabetes en los familiares). 
  2. Con factores de riesgo, como la obesidad, el consumo excesivo de grasas y el sedentarismo. 

 

 
 
Osteoporosis
La osteoporosis se caracteriza por una disminución de la densidad ósea y la alteración de la microestructura del hueso, produciéndose el consiguiente aumento de su fragilidad, riesgo de fracturas y dolor. 
 
Con la menopausia el riesgo de osteoporosis aumenta de manera importante en las mujeres, de ahí la importancia de incrementar el consumo de clacio durante la infancia, adolescencia y menopausia. 
 
 

Descarga aquí esta ficha en pdf.